Twitter

Teorías o reflexiones de la cultura de la economía colaborativa

No voy a descubrir que vivimos en un mundo trepidante, en continuo y vertiginosa evolución en donde las formas de relacionarnos se encuentran en un incesante cambio.  Lo que ayer era novedoso hoy ya es anticuado, pero, las personas seguimos teniendo las mismas necesidades básicas, lo que ha cambiado son las formas para buscarlas, encontrarlas y acceder a ellas, y si al comienzo de la era digital se simplificó muchísimo, qué vamos a decir ahora en la era de la conectividad.

Como digo, las personas evolucionamos, y cabría pensar si las empresas y las organizaciones lo hacen paralelamente.  Entiendo que la gran mayoría sí, esencialmente las que tienen un contacto más directo con la población, otras muchas van a remolque y se suman en función de las necesidades, y otras, las menos, siguen con su funcionamiento habitual, pienso que dedicados a una clientela tradicional que no lo precisa y por tanto no trabajan la conectividad, quiero pensar que son conscientes de que dicho funcionamiento les llevará a ser un reducto casi marginal para sus actuales clientes, y para el despistado de turno, lo cual, como no puede ser de otro modo pondrá en peligro la supervivencia del negocio.

Los avances tecnológicos nos están permitiendo esta conectividad, nos están facilitando esta nueva era, estas nuevas situaciones, lo que cabría pensar es a qué se debe tanto avance tecnológico en tan breve espacio de tiempo, una razón clara es porque es posible, pero es que la tecnología para ello ya existía hace un tiempo, y cabría pensar si estos acelerones no van ligados a que tanto empresas como usuarios necesitan relacionarse de otro modo más ágil, con una mayor oferta y más exigente demanda, pero esencialmente más económico. Es por eso, que la tecnología es lo que es y ha sido siempre, una de las palancas del cambio y al igual que lo fue el fuego, la rueda, la electricidad, la combustión, en la actualidad lo es la conectividad.  Pero si la tecnología es la palanca, cabría pensar que es la economía, y la economía, es lo que ha sido siempre, la razón de todas las cosas, no hay nada que no se mueva al son de las necesidades económicas y financieras, aunque parezca que van contra su propia naturaleza, sin duda, es para que todo siga igual.

Con todo esto, si hoy unimos en una coctelera evolución social, tecnológica y economía y finanzas tenemos un producto de marketing llamado: “Economía Colaborativa”. Me viene a la cabeza, y no sé el porqué, el inicio de la década de los noventa donde todo era cultura: la cultura del oro, la cultura hidrográfica, la cultura gastronómica, la cultura… Quién sabe.

Seguiremos hablando de esto.

By | 2017-09-07T16:37:18+00:00 diciembre 11th, 2015|Mendo abogados|0 Comments