En comparación de lo que le costaría montarse su propio despacho el precio es mínimo y, además con Mendo Legal parte con un trabajo que ya no tiene que realizar y un soporte garantizado, equipos informáticos, acceso a herramientas de comunicación y de servicio legaltech y cubierto el seguro de responsabilidad civil.